• Details
  • Gallery
  • Tags
  • More

1 de marzo en Isidoro

Home  /  País  /  Argentina  /  Current Page

tarjeta

A partir de la modernidad y con la idea de la fugacidad del tiempo, los artistas han iniciado una búsqueda de la representación de lo efímero. Pero un objeto de arte con su materialidad ¿no busca, a la vez, cierta permanencia? El arte quiere ser eterno, lo efímero no significa un pasaje a lo meramente transitorio.

Esa tensión está presente en la instalación sonora de Marcos Calvari y en su manera de explicar su obra: “Gota que al rebalsar el vaso da vida a lo impreciso, impalpable pero casi imperceptible.”; en “Invitación al olvido” y los retratos de Juan Cuello y Julian de la Mota una vez realizados en vivo, serán borrados dejando solo una marca “que puede existir solo en la memoria de quién prestó su instante , en lo que intenta “decirnos” el artista sonoro Ricardo de Armas: la música sucede pero en ese acto está asegurada la permanencia.

En esta muestra colectiva se propone un juego entre obra y espectador, lo que él recuerde, ya independientemente del artista, es lo que definitivamente queda.

Acompañan la muestra la proyección del video Vuelta en bici, o los dos regalos de Roxana  Buttazzoni.

Isidoro espacio de Arte

1531952_447100578752331_1433748952_n

 

Ricardo de armas: “Escenas oníricas” es una serie de tres obras acusmáticas, las cuales toman como eje conceptual el tema de los sueños.

 1:El sueño de la razón produce monstruos

2:Sueño lúcido

3:Fase REM

1891621_784090124952017_1252631034_o

Marcos Calvari:  COMPRESION DE TODOS LOS ACORDES

Gota que al rebalsar da vida a lo impreciso, imbricado, impaciente, impalpable, impasible, impelente, imperante e impermeable, pero casi imperceptible.

Gota que coincide con la suma de todos los acordes de la música occidental tradicional, confinados a una grabación de más de 45 minutos.

bici grandes 006


Roxana Buttazzoni:  Vuelta en bici  o los dos , video

 

Cuando cumplí los dos años, mi padre, hijo de italianos y ciclista, mandó a fabricar  una bicicleta muy pequeña  y me enseñó a andar sin rueditas. Hace unos años me regaló otra bicicleta para que lo visitara más seguido. Ahora tiene 83 años, lo invité a dar una vuelta juntos, pero no quiso. Dijo que hacía mucho frío y lo postergamos para la primavera.

Vuelta en bici  o los dos regalos, es la subjetiva de mi bicicleta, que apenas se asoma a la calle ve   el súper chino, y a veces a Diana, su dueña. Diana me regaló un cd de canciones chinas que nunca supo traducir. La más bella de  estas canciones acompaña la vuelta de manzana.

  1601531_10202073573658240_609443944_n

Juan Cuello, Julian de la Mota  :      INTERVINIENDO EL OLVIDO

ce n’est pas un souvenir –

El blanco es separado de lo circundante a partir del marco. En el espacio se da la escena total sobre la que las imágenes  que van a ser encerradas son un fragmento arbitrario de lo que se desarrolla. Van a ser un recorte, una extracción de propiedades mínimas del acto que se está dando. La tarea es específica, se va a lo más pequeño, a la obtención del átomo capaz de reconstruir por reflejo el instante mayor. Volverlo imagen va a ser enlazarlo otra vez, aquietarlo y separarlo al menos un momento para poder verlo, nombrarlo y entenderlo desde su propiedad visible mientras el modelo- instancia física del instante a retratar- del cual se desprenden las imágenes continuará su caminata sin cicatrices que den cuenta de la violenta extracción realizada.

Ahora el átomo es la imagen del rostro encapsulado por el ornamento, ambos son la última capa que se suma y  la totalidad de heterogeneidades matéricas y semánticas que forman la pared. La representación del rostro tiene la ventaja de la mayor cercanía temporal a su referente, pero ya empezó el proceso de cristalización del que formaron parte las floras que dieron motivo a su cárcel rectangular (u ovalada) y de esta manera la imagen se convierte en letra, la muestra extraída se encuentra muerta ahora y está lista para usarse, puede circular como lo hacen las palabras ya que aquello que se puede dar paso, por pequeño que sea su alcance en el tiempo, es lo que fue escrito o, según el instrumento y soporte, lo que ha sido registrado, eso que fue lo suficientemente violento o disruptivo como para dejar un sello de su existencia en el código común de la masa infinita que es el lenguaje.

Ante esto existe también la posibilidad de la sumisión aceptando la caducidad. Nuestra sentencia es que este instrumento de conocimiento no va a circular como objeto ya que los significados pueden vivir también como espíritu ausente muy por detrás de los arabescos visibles y presentes. Privilegiaremos aquí el estado en que la marca fue experiencia, el momento del sacrificio en que la incisión sobre la pared dio el traslado a su faceta dura, muerta y perpetua que es la única perceptible.

La imagen puede quedar sepultada ahora en el muro que la vio existir como experiencia, detrás de las veladuras de blanco que esconden los caprichos de la ejecución, de esta manera la marca o cicatriz puede existir solo en la memoria de quién prestó su instante. Es ahí donde el fragmento va a ser enriquecido por un flujo nuevo donde la imaginación prestará un circuito de nuevos espacios donde pueda habitar, a la manera en que lo póstula Bachelard, como recuerdo de la imaginación.

 

Prentacion de la galeria perenne

ESPACIO ITINERANTE DE ARTE SONORO CONTEMPORANEO

 

El universo evoluciona desde y hacia la nada

Todo arte es evidencia de este cambio continuo.

Y el sonido es arte en tiempo, finito infinito.

Desde la casi nada desparrama un sonido de que se libera al mundo de forma esquiva, intermitente y fulera.

Es entonces acción mínima que se cuela exponencialmente, sigilosa pero perpetuamente.

 

un proyecto de Marcos Calvari

http://www.galeriaperenne.com.ar/


Leave a Reply